miércoles, 4 de abril de 2012

Sujetadores

Las mujeres llevan usando esta prenda íntima desde hace muchísimo tiempo, concretamente 107 años de la invención de esta prenda la cual fue, como no, inventada por un Hombre. ¿Por qué digo "cómo no"?, no penséis que es por machismo si no porque eran otros tiempos, a las mujeres se las tenía mucho menos en cuenta para este tipo de cosas, y además los hombres estaban hasta las narices de ver los corsés... pero hubo una mujer que tuvo mucho que ver en todo esto... os contaré la historia:

Existen datos históricos que revelan que el concepto de sujección del pecho femenino existió desde el año 4.500 a.C. Las mujeres griegas y romanas, utilizaban una faja que les permitía sujetarlo y reducirlo en tamaño segun el gusto de la época. En el siglo XVI y bajo los auspicios de Catalina de Medici, esposa de Enrique II de Francia, habia nacido el corsé, un prenda que reducía la cintura de las mujeres a medidas imposibles y completamente insanas y que mantuvo esclavizadas a las mujeres occidentales durante más de tres siglos... lo cual no quita que a muchas mujeres hoy en día les fascinen los corsés´y los sigan usando, ya que ha pasado de se runa prenda común a ser una prenda "especial" o sexy (dependiendo de quién lo lleve, claro).

Cuando en 1907 Pierre Poiret creó en París un armazón de alambres finos y telas sedosas, su invento no pudo caer en saco roto. El suyo fue el primer sujetador moderno, pero no se comercializó tan rápido, la cosa al principio, al igual que todo  fue despacito. Dos mujeres, la neoyorquina Mary Phelps Jacob y la inmigrante rusa de origen judío Ida Rosehthal, fueron los dos nombres a los que debemos nuestra envidiable situación actual.

La primera, una dama de la alta sociedad estadounidense, era una fachion victim de la época no dudó en confeccionarse un extraordinario sujetador a la medida de un caprichoso vestido con espalda escotada que había encargado para luciren una fiesta de alto copete. Con ayuda de su doncella francesa (pare que los franceses siempre han tenido que mediar algo en este asunto) utilizó pañuelos y cinta para realzar su busto sin que se notase bajo el vestido.

Esta es Mary Phelps, que siempre viene bien ponerle cara a esta gente.

Mary Phelps se modificó un sujetador a su propia medida y lo exhibió en una fiesta de alto standing para la sorpresa de todos los asistentes adquiriendo así un éxito absoluto, y animada por los resultados y los halagos recibidos, fue confeccionando nuevas piezas para sus amigas y conocidas que se habían quedado prendadas de la prenda, válgame la redundancia. Una carta en la que le mandaron dinero en concepto de pago y la solicitud de envío de una de esas maravillosas prendas hicieron que esta mujer se decidiese a patentar patentar su invento en noviembre de 1914. Luego vendió los derechos de la prenda por 1.500 dólares y a vivir la vida, ya que en esa época sería un pastón... pero muy probablemente la mujer acabase tirándose de los pelos al ver el enorme éxito y los enormes beneficios que pudo haber conseguido realmente.

Ida Rosehthal, la otra mujer, fue la que clasificó a las mujeres por categorías dependiendo de sus tallas de pecho y fundó una industria con la que se forró absolutamente y fabricaba como no, sujetadores de todo tipo de tallas. Un dato curioso es que en los años 60 las mujeres quemaban sujetadores como símbolo de la liberación de la mujer a lo que le preguntaron si eso perjudicaría a su gran negocio... ella ya con setenta y tantos años respondió lo siguiente:

“Somos una democracia. Toda persona tiene derecho a vestirse o desvestirse. Sin embargo, cumplidos los treinta y cinco años la mujer no tiene una figura que pueda prescindir del sujetador. El tiempo está a mi favor.”

Con un par de huevos.

Ida Rosehthal confeccionando un sujetador... para también ponerle cara.


Y bueno, tras esta curiosa lección de historia (que nunca viene mal) vamos al caso que es lo que importa. Cuando pasó el tiempo esta prenda sufrió miles de modificaciones, hasta límites insospechados, límites que muchos de nosotros hemos visto en películas, en desfiles de modelos, en revistas y por supuesto en persona, y eso es justo lo que os quiero mostrar hoy... una selección de sujetadores la mar de curiosos y que si os ponéis a buscar seguro que los encontráis:

Este para mujeres que acaban de ser Madres es posible qu eles venga bien para llenar biberones.

Me encanta, no puedo evitar recordar la escena de "Hot Shots" o la de "Dos Tontos Muy Tontos".

Este es un sujetador con USB... "¿Me pasas el USB?".

Hecho de alambre de espinos... no se si con esto querían hacer una alusión de que esto es lo que le habrían hecho a Cristo si hubiera sido mujer, pero sea como fuere lo que quiera representar el creador de esta prenda a mi me da un poco de grima.

Fantástico si eres la mujer del Dr. Zoidberg.

A esto le metes peces tropicales y ya lo partes.

Vale, un sujetador con Ipod incluido, pero... por qué en el modelo de arriba sale un Ipod en cada seno y en la de abajo solamente sale en uno... ¿acaso quieres timarnos?, ¿O es que es para... compartir?.

I Love It!!... el día que me encuentre a una chica que cuando vayamos al momento de cama se muestre con uno de estos sostenes os aseguro de que pasará una de las mejores noches de su vida.

Sujetador de Castidad... seguro que en épocas de la Inquisición  era el "último grito", jajaja.

Me apasiona... parece sacada de Avatar... creo que ocurriría lo mismo de dos fotos más arriba.

Esto por lo visto lo que hace es aumentar los maravillosos senos de mujer... aquí huele a Teletienda.

Sujetador de menta... y también hay gallumbos por lo que veo... ¿Será comestible?, no lo descarto.

Siempre os lo he dicho... Años de ventaja.

A ver cómo lo explico... este sujetador va de que pones el anillo de boda del marido y se abre o algo así, en teoría está hecho para evitar infidelidades. por supuesto es un invento Asiático... están muy por encima.

Este sujetador es un arma de doble filo... por un lado lo llenas de delicioso, deliciosísimo néctar de frutas que además de refrescarte te proporciona unos pechos considerables, pero por otro lado cuanto más te refresques con dicho néctar menos pecho vas a tener y lo más importante... ¿se van vaciando a la vez o una por una?. No me convence.


Bueno Muchachos y Muchachas espero que os haya resultado instructivo a la par que divertido. Eso sí, me gustaría saber una cosa y me gustaría que me respondierais a esta pregunta, sobre todo las chicas:

¿Qué sujetador os quedaríais de esta amplia gama?

Muchas gracias.

Un Saludo!!

Murdok.


Parte de la información ha sido sacada de hoymujer.com

5 comentarios:

  1. yo elegiria el tercero o uno de los que aparecen en la octava imagen x))

    ResponderEliminar
  2. yo elegiria el tercero o uno de los que aparecen en la octava imagen x))

    ResponderEliminar
  3. Risolda... has elegido sabiamente... I Love You!! jajaja

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que me quedo con el del USB, que siempre que necesito uno me lo he dejado en casa...
    Murdok, creo que por ahí arriba se quieren ganar "tus favores" jaja

    ResponderEliminar
  5. Sandra, si te pillas el de USB estaré encantado de pasarte datos, solo tienes que prestármelo in situ, jajaja.

    Ah, y mis favores ya los tiene ganados Risolda solo por su elección, jajaja.

    ResponderEliminar