martes, 3 de abril de 2012

17 Curiosidades Sobre Adolf Hitler

Curioso me resulta que este personaje sea probablemente el segundo de la historia más famoso después de Jesucristo y seguido de Los Beatles con toda seguridad. La cuestión es que a pesar de haber visto mil películas, mil documentales y haber leído mil libros, yo creo que no conocemos aún a este tío, y por ello voy a daros unos cuantos datos la mar de curiosos sobre él que me encontré en "Marcianos.com"... Atención:



1. Hitler nunca permitió que nadie lo viese desnudo o bañándose. Él se rehusaba a usar colonia o esencias de ningún tipo en su cuerpo.

2. No importaba cuanto calor sintiera, Hitler nunca se quitó su capa en público.

3. En 1923, el secretario de prensa Nazi Dr. Sedgwick intentó convencer a Hitler para que se afeitara su bigote o lo dejara crecer normalmente. Hitler respondió: “No te preocupes por mi bigote. Si no está a la moda ahora, lo estará luego, porque yo lo uso!”.

Sinceramente le queda mejor el bigote...

4. Durante una cena con invitados, Hitler permitía que la conversación se extendiera en temas generales, pero luego de unas horas inevitablemente comenzaba con alguno de sus tantos monólogos. Estas charlas eran precisas desde el principio hasta el final, porque él las ensayaba en sus ratos libres.

5. Sus temas favoritos eran: “Cuando fuí soldado”, “Cuando estuve en Viena”, “Cuando estuve en prisión,” y “Cuando era el líder en las primeras épocas de la fiesta”.

6. Si Hitler comenzaba a hablar sobre Wagner y la ópera, nadie se atrevía a interrumpirlo. Él daba este discurso hasta que la gente se dormía.

7. Hitler no tenía interés en los deportes o juegos de ningún tipo y nunca hizo ejercicio, excepto por caminatas ocasionales.

¿Nunca?.

8. Establecia caminatas dentro de las habitaciones, silvando siempre la misma melodía y siempre cruzando los cuartos diagonalmente, de esquina a esquina.

9. La escritura manuscrita de Hitler era impecable. Cuando el famoso psicólogo Carl Jung vió los manuscritos de Hitler en 1937 dijo: “Detrás de esta escritura puedo reconocer las típicas características de un hombre con esencial instinto femenino.”

Podría creérmelo.

10. Hitler amaba el circo. Disfrutaba placenteramente con la idea de que actores poco pagos arriesgaban sus vidas para divertirlo a él.

11. Fué al circo en varias ocasiones en 1933 y envió chocolates extremadamente caros y flores a las actrices. Hitler siempre recordaba sus nombres y se preocupaba por ellos y sus familiares en caso de accidentes.

12. A él no le interesaban los actos con animales salvajes, a menos que hubiese una mujer en peligro.

Le iban más los animales domésticos.

13. Casi todas las noches Hitler miraba una película en su cine privado, principalmente películas extranjeras que estaban prohibidas al público Alemán. Él amaba comedias y a veces se reía mucho con comediantes Judíos. A Hitler también le gustaban algunos cantantes Judíos, pero luego de escucharlos afirmaría que era una lástima que elos no fueran de una raza Aria.

14. El equipo de Hitler hizo en secreto películas para él sobre tortura y ejecución de prisioneros políticos, las que luego disfrutaba viendo. Sus asistentes ejecutivos también le conseguían fotos y películas pornográficas.

15. Le encantaban los noticieros, especialmente cuando él estaban en ellos.

16. Le gustaba mucho la música gitana, las óperas de Wagner y especialmente las marchas de colegios de fútbol de Estados Unidos.

17. Para excitar a las masas, él también usó música del estilo de colegios norteamericanos durante sus discursos. Su grito de reunión (”Sieg Heil!”) fue modelado en base a los gritos de los entrenadores de futbol americano.


Vamos, en resumen, que en el fondo no era tan dictador, ni tan malo, ni tan ario (cosa que quedó clara nada más verle), era un tipo normal y sencillo que disfrutaba como todos los demás de las pequeñas cosas:


Y ahora es cuando algún seguidor de Hitler que haya en la sala me dirá que todo es mentira y todas esas cosas... os lo creáis o no, a mi me han parecido datos curiosos.

Un Saludo!

Murdok.

4 comentarios:

  1. Está claro que ni los malos son tan malos, ni los buenos son tan buenos. Hitler en cierto modo levantó su país y seguramente no era tan mala persona (excepto para las personas que no eran de raza Aria) como nos hace crees la historia, pero por muy normal que fuera este tío en su vida cotidiana, mereció la muerte y le mereció mucho antes de que le llegara.¿No era tan dictador? ¿Cómo? Por culpa de este tío estalló la II Guerra Mudial, con sus 56 millones de muertos correspondientes... ¡56 MILLONES!

    ResponderEliminar
  2. Estimado Sr. Lecter... este blog es de HUMOR... lo pondré de otra manera H-U-M-O-R... Cuando he dicho "no era tan dictador" estaba el IRONY MODE ON (MODO IRÓNICO ACTIVADO)... qu eparece que hay que explicarlo todo...

    Sé perfectamente quién era este tío, no le apoyo para nada... simplemente he hecho ese comentario en tono humorístico ya que eran datos curiosos...

    Sandra tenía razón (que comentó en la entrada anterior por error), seguro que alguno saltaba...

    HUMOR COJONES!!!!

    Un Saludo!!

    ResponderEliminar
  3. Estimado Sr. Murdok...Aquí el rey del humor negro soy yo. Por el ordenador a veces es difícil captar la ironía. Te pido mil y una disculpas en nombre del Dr. Lecter y mío. Para recompensarte te dejo un chiste que seguro le gusta, dándole el gran privilegio del permiso de publicarlo en su blog (Ya que yo la saqué del google ejeje).Así que sin más verborrea aquí se lo dejo. Esto y una invitación para que visites mi blog: http://adosmetrosbajotierra.blogspot.com.es/2012/03/un-chiste-por-hitler.html

    ResponderEliminar
  4. Jajajaj, no te preocupes Sr. Lecter, no hay problema. El Chiste le conocía por cierto, me lo sabía de otra manera, pero con Nazis me hace más gracia. Jajaja.

    Un Saludo!!

    ResponderEliminar